Tesla estudia salir de la bolsa entre el escepticismo de los analistas

Tesla estudia salir de la bolsa entre el escepticismo de los analistas

El consejo de administración de Tesla reconoció hoy que está considerando sacar de la bolsa al fabricante de automóviles eléctricos de lujo, una idea propuesta en las últimas horas por Elon Musk pero que ha sido tomada con escepticismo por los analistas financiero

Tesla estudia salir de la bolsa entre el escepticismo de los analistas

El consejo de administración señaló en un comunicado que la semana pasada Musk les informó de su idea de sacar de bolsa la compañía y que desde entonces se han reunido varias veces para discutir la propuesta.

“La semana pasada, Elon inició la discusión con el consejo sobre la salida de bolsa de la compañía. Esto incluyó discutir sobre cómo podría servir mejor a los intereses a largo plazo de Tesla y también tocó la financiación si esto ocurriese”.

“El consejo se ha reunido varias veces durante la pasada semana y está tomando los pasos apropiados para evaluarlo”, añadió el consejo de administración del fabricante de vehículos eléctricos.

Musk reveló de forma sorpresiva este martes en Twitter que estaba considerando retirar a Tesla de la bolsa para, una vez adquiridas las acciones de la compañía en el mercado, venderlas a inversores privados a 420 dólares cada una.

El anuncio en Twitter disparó inmediatamente el valor de las acciones de Tesla. En 90 minutos, el valor de la empresa ya se había disparado un 7,39 por ciento, una cifra que subió hasta rozar el 11 por ciento al final de la jornada bursátil. El valor de las acciones de Tesla al cierre de Wall Street se situó 379,56 dólares.

Musk fue también el principal beneficiado por el aumento del valor de las acciones, ya que es el mayor inversor individual de la compañía y controla casi el 20 % de los títulos de Tesla.

Hoy, el valor de las acciones de la compañía perdieron un 2,43 % y al cierre de Wall Street se cotizaron a 370,34 dólares.

Destacados analistas financieros subrayaron hoy las dificultades a las que se enfrenta Musk para conseguir que inversores privados financien la compañía y se mostraron escépticos sobre la afirmación del fundador de Tesla de que tiene asegurados los fondos necesarios.

La operación de salida de bolsa de Tesla requeriría unos 70.000 millones de dólares.

Analistas financieros y del automóvil han destacado el comportamiento errático de Musk en los últimos meses durante los que Tesla ha estado sujeta a una gran presión por su incapacidad de alcanzar los niveles de producción que la compañía había prometido.

Además, Tesla, que ya tiene 15 años de existencia, nunca ha conseguido ganar dinero y muchos analistas financieros consideran que necesitará una importante inyección de capital en los próximos meses para mantenerse a flote.

A esta situación financiera e industrial se añade la presión de la agencia que regula la seguridad del sector del automóvil en Estados Unidos (NTSB), que en los últimos meses ha lanzado varias investigaciones en accidentes mortales sufridos por vehículos de la compañía.

Sacar de la bolsa a Tesla supondría, entre otras medidas, que la compañía no tendría que publicar cada trimestre sus resultados, lo que evitaría el constante escrutinio de los analistas financieros.

Precisamente uno de los incidentes más graves protagonizados por Musk en los últimos meses se produjo durante una conferencia telefónica con analistas financieros para explicar los resultados del primer trimestre del año, en los que Tesla perdió 784,6 millones de dólares.

Durante la conferencia, Musk se negó a contestar a dos preguntas y acusó a los analistas financieros de ser aburridos cuando fue cuestionado sobre la salud financiera de Tesla y la realidad de los pedidos de unidades del Model 3.

A la pregunta de una analista sobre la necesidades de capital que Tesla tendrá a medida que aumenta la producción del Model 3, Musk respondió ante el asombro de propios y extraños con un “lo siento. Siguiente. Preguntas aburridas y estúpidas no son interesantes”.

Posteriormente, cuando otro analista solicitó información detallada sobre los pedidos que Tesla está recibiendo para el Model 3, Musk saltó con un “vamos a pasar a YouTube. Lo siento. Estas preguntas son tan secas. ¡Me están matando!” antes de dar paso a un entusiasta de la marca.

Días después, Musk reconoció que fue “estúpido” rechazar las preguntas.

EFE/ MF

Tags: 
Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *