Un muerto por el viento en Francia, con casi la mitad del país en alerta

Un muerto por el viento en Francia, con casi la mitad del país en alerta

El temporal de lluvia y, sobre todo viento, que sacudió hoy de nuevo el oeste de Francia y puso durante unas horas casi la mitad del país en alerta meteorológica, provocó la muerte de una persona, además de cortes de electricidad, daños materiales y perturbaciones en los transportes.

La víctima mortal se produjo ayer por la tarde en la localidad vascofrancesa de Saint Jean Pied de Port, junto a la frontera española, a causa de un árbol que cayó sobre el coche en cuyo interior se encontraba, informó la Gendarmería de Pau.

Météo France había puesto esta mañana 40 del centenar de departamentos franceses -todos en el oeste- en alerta por riesgo de vientos violentos y, en el litoral atlántico, de fuertes olas que podrían generar fenómenos de sumersión.

Por la tarde, el número de departamentos en alerta se redujo a 21, y entre ellos habían pasado a estar los dos de Córcega, donde esta noche se esperaban en la costa este ráfagas de entre 130 y 150 kilómetros por hora, que localmente podían llegar a 170.

Las ráfagas más fuertes durante el día se registraron en Bretaña, donde se llegaron a medir 136 kilómetros por hora en la isla de Belle Ile y 133 en el cabo de Raz, en la parte continental.

En las regiones al sur de Bretaña se alcanzaron los 132 kilómetros en el cabo Ferret y los 131 en la isla de Ré. En el interior del país, se superaron los 100 kilómetros por hora en diversos lugares, como en la ciudad de Cahors (105), precisó Météo France en su página de internet.

Una de las consecuencias fueron los cortes de alimentación eléctrica. La compañía que gestiona las redes, Enedis, indicó que esta tarde unas 65.000 viviendas estaban privadas de luz en las regiones de Bretaña, Pays de la Loire y Aquitania.

En el departamento de Vendée, en la costa atlántica, un minitornado provocó desperfectos en 18 viviendas del pueblo de Saint Paul Mont Penit, por lo que unas 60 personas tuvieron que ser realojadas, indicó el prefecto (delegado del Gobierno), Benoît Brocart, en declaraciones a la emisora “France Bleu”.

También en ese mismo departamento, el viento derrumbó un aerogenerador de 80 metros de altura en el municipio.

El temporal tuvo igualmente impacto en el tráfico ferroviario, con retrasos e incluso paralización de algunos trenes, y muy particularmente en el aeropuerto de Toulouse (sur), donde varios aviones estuvieron sobrevolando la ciudad en espera de que mejoraran las condiciones meteorológicas para poder aterrizar.

De hecho, uno de la compañía Ryanair procedente de Londres tuvo que ser desviado esta tarde al aeropuerto de Girona, en España.

Más allá del viento, otro elemento sobresaliente de la meteorología en Francia la pasada Nochevieja fue el récord de temperaturas constatado en el país.

En concreto, la media de la temperatura ayer en el país fue de 11 grados, por encima del anterior récord para un 31 de diciembre, que fue de 10,5 grados en 2006.

En París, se llegó a 15,1 grados de máxima, algo que no tiene parangón en el último día del año desde que en 1872 se empezaron a hacer registros.

EFE / LR

Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *