Denuncias de futbolistas colombianas fueron ignoradas

Denuncias de futbolistas colombianas fueron ignoradas

Un grupo de futbolistas colombianas elevó este jueves (7/03) el tono de su protesta contra el acoso del que denuncian han sido víctimas por parte de la Federación de Fútbol, entidad que dicen las han ignorado desde 2012.

Así lo afirmó en una rueda de prensa la defensora Natalia Gaitán, una de las capitanas del Valencia español, quien manifestó que desde 2012 han intentado de “muchas formas” comunicarse con los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF).

“Nosotras sí hemos tratado de establecer una comunicación directa con la Federación Colombiana Fútbol y no hemos podido lograr que sea realidad”, aseguró la también capitana de la selección de mayores.

En ese sentido, Gaitán recordó que en 2012 envió una carta en la que le pedía a la Federación un “entrenamiento dirigido, individual y como equipo” para las deportistas, así como partidos de “fogueo” internacional contra escuadras femeninas de Europa y Estados Unidos.

“Necesitamos recibir un mejor apoyo económico, muchas jugadoras trabajan, estudian, son cabezas de familia, necesitan saber que sus necesidades mínimas a nivel económico están satisfechas por lo menos durante el tiempo que se dedican a entrenar y a jugar”, agregó la futbolista.

Las primeras en denunciar los abusos que han padecido en la selección de mayores fueron Isabella Echeverri y Melissa Ortiz, ambas radicadas en Estados Unidos y quienes participaron este jueves en la rueda de prensa.

Ortiz, que juega como delantera, denunció, entre otros asuntos, que a ella le ha tocado pagar sus boletos aéreos hacia Colombia cuando ha sido convocada a la selección.

Además, criticó que usualmente hay “falta de viáticos nacionales, cuando a los deportistas masculinos les dan; desprotección de salud con jugadoras que residen en Estados Unidos, y deficiencias de equipos médicos, gimnasios y medios de recuperación”.

La artillera también aseguró que la FCF no les pagó completo el premio que obtuvieron en el Mundial de Canadá 2015, en el que quedaron de séptimas y les prometieron 10 millones de pesos (unos 3.200 dólares), de los cuales todavía les deben 3 millones de pesos (unos 954 dólares).

También recordó que la selección, tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012, duró más de 700 días sin técnico, mientras que después de Río 2016 fueron al menos 400 los días sin estratega.

De igual forma, Ortiz aseguró que cuando estaban preparándose para ese campeonato en Estados Unidos, ella sufrió una lesión en el talón de Aquiles, por lo que se perdió el Mundial.

Sin embargo, la FCF había adquirido un seguro médico de viajes con la empresa Qualitas Assurance que solo cubría las lesiones que ocurrieran fuera del país de residencia de las futbolistas, razón por la cual no la beneficiaba.

En ese sentido, señaló que ella tuvo que asumir y pagar los costos de la operación y de la fisioterapia para su recuperación, que fue de 15.954,50 dólares y que luego la FCF le reintegró.

Seis meses después recibió una factura adicional por gastos de hospital que fue de 2.674,05 dólares que la deportista tuvo que cubrir con el seguro médico de su familia porque la Federación no admitió esos gastos adicionales debido a que “no quedaron incluidos en el contrato que suscribieron con la futbolista”.

Por otra parte, las jugadoras revelaron un audio de una reunión que tuvieron con el vicepresidente de la FCF, Álvaro González Alzate, en el que se escucha al directivo decir que el asistente técnico de la selección femenina de mayores en 2016, Nelson Abadía, fue despedido por “crear un sindicato” con las deportistas para reclamar sus derechos.

En el audio, González Alzate también critica a la jugadora Daniela Montoya, quien ha denunciado que fue vetada por sus declaraciones en los medios de comunicación contra la FCF.

“Yo duré un año y medio mal porque yo, como todas mis compañeras que están aquí, teníamos la ilusión de estar en los Olímpicos de 2016, y uno está preparada para lograr algo histórico allá. Yo creo que es algo muy difícil lo que pasé durante ese año y medio”, dijo Montoya entre lágrimas.

Asimismo, Isabella Echeverri denunció que en algún momento el entrenador Felipe Taborda tenía una convocatoria paralela en la selección y que las futbolistas estaban obligadas a consignar en la cuenta personal del técnico los costos de hospedaje y alimentación cada vez que eran llamadas.

En la rueda de prensa estuvieron, entre otras, la portera Vanessa Córdoba, que jugó en 2018 en el Albacete español; la delantera Nicole Regnier, que pasó por el Atlético de Madrid, y Oriánica Velásquez, delantera de la selección de mayores, así como el presidente de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), Carlos González Puche. // EFE

 

Source: Meridiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *