Nowitzki admira el talento de Doncic

Nowitzki admira el talento de Doncic

Dirk Nowitzki todavía no ha podido jugar en un arranque de temporada decepcionante para los Mavericks: 3-8 con seis derrotas en los siete últimos partidos. El alemán se recupera de un problema en un tendón del pie izquierdo que ha seguido a su operación de tobillo el pasado mes de abril. Así que la temporada 2018-19 todavía no ha podido contar con uno de sus dos cuarentones. El otro es Vince Carter y ambos se suman en lo más alto del ranking de temporadas en la NBA, con 21. Las mismas que jugaron (nadie tiene 22) Robert Parish, Kevin Willis y Kevin Garnett. Carter ya tiene la 21 en el bolsillo pero Nowitzki no ha debutado: cuando lo haga será también el primero en sumar ese número de temporadas con la misma camiseta. Superará las 20 de Kobe Bryant con los Lakers.

El alemán no ha anunciado si esta va a ser su última campaña en la NBA y se ha tomado con humor que LeBron James le haya adelantado en la lista de anotadores históricos. Ahora él es séptimo y el de los Lakers, sexto: “Todo el mundo sabía que me iba a superar. Así que mis compañeros han pasado de llamarme Six a llamarme Seven. Al ritmo que va LeBron… es uno de los mejores de la historia. Si no pasa nada raro, acabará primero o segundo. Cuando le vea le diré que voy a intentar superarle, pero no creo que eso vaya a pasar”.

Pero lo más interesante llega cuando habla de Luka Doncic, su compañero de equipo y que nació el 28 de febrero de 1999, cuando Nowitzki ya estaba jugando su segunda temporada en Dallas. Desde luego, está encantado de que el esloveno tenga toda la pinta de ser su relevo como gran rostro de la franquicia texana: “Tiene ya la inteligencia de un veterano. Se nota en cómo ve las jugadas, cómo lee las situaciones en pista, cómo se comporta en cancha y fuera de ella. Tiene muchas armas en la zona templada, tiene el tiro a media distancia, el triple en stepbackHay muchas cosas en su repertorio que normalmente no están ahí a los 19 años. No tiene lagunas. Si el defensor se queda en el bloqueo, tira de tres y lo hace mejor de lo que yo creía que lo haría. Si el defensa sale a por él, le supera. Tiene suspensión, pasa muy bien… Es impresionante para un jugador de 19 años. Su límite es el cielo”.

Además, considera que está teniendo un aterrizaje en la NBA mucho más suave que el suyo, que realmente fue duro en una primera temporada en la que deseaba regresar a Alemania por encima de cualquier otra cosa: “Tiene ya mucha confianza en sí mismo. Ha sido profesional desde qué, ¿los catorce años? Ha vivido fuera de su país natal, sabe hablar inglés… Es como si en su cabeza ya estuviera él al mando del equipo. Se comporta como lo haría un veterano. Es un gran tipo, lo pasamos bien. Pero no me pide demasiados consejos, él simplemente sale a la pista y hace su juego. Yo no tenía esa confianza cuando llegué a la NBA. Ni siquiera sabía si podría asentarme en esta liga. Él eso ya lo tiene clarísimo, y se nota en cómo se maneja. No tiene miedo. Es totalmente diferente a mi caso. Además, la manera en la que se juega ahora en la NBA es perfecta para él. Cuando yo llegué a los 20 años, era todo mucho más físico. Los pívots empujaban, metían más el cuerpo… Ahora se pitan faltas por todo. Así que encima el reglamento se adapta a él de maravilla. Ni punto de comparación con mi caso”. AS

Source: Meridiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *