El director venezolano Sebastián Gutiérrez: "El amor es muy extraño"

El director venezolano Sebastián Gutiérrez: "El amor es muy extraño"

Con una inquietante y siniestra mirada a la historia de Barba Azul regresa a la gran pantalla el cineasta venezolano Sebastián Gutiérrez, quien, ante el estreno esta semana en EE.UU. de “Elizabeth Harvest”, dijo a Efe que esta cinta muestra en último término que “el amor es muy extraño”.

El director venezolano Sebastián Gutiérrez: "El amor es muy extraño"

“Los cinco personajes (de la película) están de hecho enamorados entre ellos, así que hacen cosas muy irracionales por amor”, comentó Gutiérrez en una entrevista telefónica.

“Cuando tienes tan pocos personajes, la historia, de repente, se convierte en circular, en el buen sentido: todos ellos se relacionan entre ellos debido a lo absurdo y a la locura de estar enamorado. Y esto es una cosa muy rica y universal (…) porque el amor es muy extraño”, opinó.

Gutiérrez, que lleva varias décadas trabajando en Hollywood, es el director y guionista de “Elizabeth Harvest”, película protagonizada por Abbey Lee, Ciarán Hinds, Dylan Baker, Matthew Beard y Carla Gugino, quien en la vida real es la pareja sentimental del realizador venezolano.

Aunque en los años 90 trató de abrirse camino como actor en Estados Unidos, Gutiérrez apostó poco después por su carrera detrás de las cámaras y debutó como director y guionista con “El beso de Judas” (1998), una cinta que lideraron Alan Rickman, Emma Thompson y Carla Gugino.

A partir de entonces compaginó su labor como guionista para otros cineastas, en cintas como “Gothika” (2003) o “Snakes on a Plane” (2006), con proyectos en los que él mismo se sentó en la silla del director, como sucedió en los largometrajes “Rise: Blood Hunter” (2007) o “Elektra Luxx” (2010).

“Cuando escribes tienes toda la libertad y el tiempo del mundo por el hecho de estar solo: eres tú contra ti mismo”, apuntó.
“Y dirigiendo tienes la libertad de trabajar con otra gente (actores y técnicos), pero el enemigo es, por supuesto, el reloj, que siempre está haciendo tictac”, añadió.

“Elizabeth Harvest” pertenece a ese tipo de películas de las que no se puede contar demasiado de la trama sin destripar las sorpresas del guion.

Esta cinta, que destaca por su estilizada fotografía y precisa puesta en escena, comienza con la llegada de Elizabeth (Abbey Lee) a la lujosa residencia de su marido Henry (Ciarán Hinds), un prestigioso científico con el que se acaba de casar.

Henry le asegura a su esposa que podrá disfrutar de todo lo que quiera en esa mansión y que nunca le faltará de nada, siempre y cuando respete una única regla: no entrar en una habitación situada en el sótano.

Aunque después discurra por otros cauces narrativos, “Elizabeth Harvest” parte de una premisa que rinde homenaje al mito de Barba Azul, una historia que, aseguró Gutiérrez, desde niño le parecía “aterradora”.

“Es como ‘The Shining’: el misterio de que la persona que amas se haya vuelto loca e intente matarte. No hay nada más aterrador que eso”, dijo.

No obstante, Gutiérrez se mostró interesado por ofrecer también su propia versión de este clásico relato, de manera que, por ejemplo, en “Elizabeth Harvest” la historia se cuenta desde el punto de vista de la mujer.

Entre las influencias que tuvo en mente a la hora de rodar “Elizabeth Harvest”, Gutiérrez destacó el filme “La piel que habito” (2011) del director español Pedro Almodóvar.

“Para ser honesto, no hay nada que no ame de Almodóvar”, afirmó.

“La piel que habito’ y ‘Les yeux sans visage’ (1960), de Georges Franju, son probablemente mis dos filmes favoritos de ‘científicos locos’, ya que son realmente como poemas”, argumentó al referirse a la atmósfera “casi histérica”, “palpable” y “agobiante” de estas dos películas.

Por último, Gutiérrez indicó que el miedo al futuro no es algo exclusivo de nuestros tiempos y señaló que “Elizabeth Harvest” es “una historia de amor gótica” que podía haberse dado también “hace doscientos años”.

“La tecnología se ha acelerado, pero creo que en cada época siempre ha habido un profundo impulso al pasado como diciendo: ‘Oh, las cosas eran más sencillas entonces…”, finalizó.

EFE/ MF

Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *