E3 2018: A la sombra de la nueva generación de consolas

E3 2018: A la sombra de la nueva generación de consolas

E3 2018 comenzó hoy martes 12 de junio, pero técnicamente había comenzado hace semanas. Desde que filtraciones varias anunciaron juegos desconocidos hasta entonces o desde que las propias compañías, evitando la saturación de tráilers de estos días, deciden presentar sus nuevos productos antes de que la vorágine de información diluya todo.

Eso tiene sentido, sobre todo en esta internet tan conectada en la que ningún secreto está realmente oculto. Pero el público, la audiencia de videojuegos que disfruta cada E3 como si fuera Navidad adelantada, estaba algo ansiosa y esperaba algo más grande, por parte de quien sea.

Y llegó E3 y nada de eso ocurrió. O no al menos como se esperaba. Este E3 2018 terminó siendo muy moderado en cuanto a anuncios de nuevos productos o nombres de franquicias grandes y eso puede tener solo una explicación lógica: el fantasma de las nuevas consolas empieza a acechar.

Sekiro

Y eso significa, por ejemplo, que unos cuantos estudios deben estar ya trabajando o comenzando proyectos que no saldrán en PS4 o Xbox One, sino que en sus sucesoras. Eso explicaría que más allá de Ghost of Tsushima o The Last of Us 2, Sony no haya mostrado nada realmente nuevo o desconocido, más allá de algunas cosas interesantes que se vieron en su conferencia, como Control (de los creadores de Alan Wake). Pero ninguno de los dos arriba mencionados tiene fecha de lanzamiento ni tampoco parecen cerca de estar listos.

En la conferencia de Xbox las cosas fueron un poco diferentes, pero no mucho más y uno de los anuncios más importantes fue el de la compra de nuevos estudios. La presentación de Sekiro: Shadows Die Twice fue totalmente nueva, pero se trata de un juego multiplataforma que también se verá en PS4. Halo Infinite y Gears 5 fueron presentados de forma oficial, pero se intuía de antemano que existirían y en ambos casos, no se dijo cuándo estarían listos. De Halo Infinite, de hecho, se indicó específicamente que se trata de una demostración del motor gráfico (con nombre y todo: Slipspace), lo que implica que el trabajo está todavía muy prematuro.

El resto de compañías siguió un camino similar. Ubisoft soltó más información de The Division 2, Assassin’s Creed Odyssey o The Crew 2, pero nada nuevo más allá de Trials Fusion o Starlink; ambos, juegos de escalas más pequeñas que sus grandes producciones. Square Enix por fin reveló cuando saldría Kingdom Hearts III, mostró algo que The Quiet Man y eso sería todo lo más relevante porque Just Cause 4 no era novedad ni tampoco demasiado esperado. EA hizo lo de siempre con sus títulos anuales de deportes y le puso fecha a Anthem, pero nada más.

Bethesda quizás se salió del molde anunciando secuelas de Doom, Wolfenstein y Fallout, pero a la vez reveló que sus siguientes producciones serían para la siguiente generación, como Starfield y el nuevo Elder Scrolls.

The Last of Us Part II

En general, el enfoque de las compañías más grandes ha sido bastante conservador en cuanto a bombazos o novedades. Particular es el caso de WB Games, que más allá del nuevo Hitman -que solo publican y no es un desarrollo interno-, no mostró nada ni de Netherrealm Studios (los creadores de Mortal Kombat e Injustice), ni de Rocksteady (la serie Batman Arkham) ni tampoco de WB Montreal, estudio que lanzó su único proyecto hasta la fecha en 2013 (Batman Arkham Origins) y desde entonces se han mantenido en completo silencio.

La sensación que va dejando E3 2018 es que la generación actual está llegando a su parte final y que 2019 será el último gran año que tendrá. Una de las constantes de los juegos mostrados este E3 es que muchos saldrán en 2019 y desde ya, los aficionados están calculando cuanto dinero gastarán durante el primer semestre del próximo año que se viene bastante cargado, particularmente en febrero. Y luego de eso, incertidumbre: Microsoft reveló públicamente que la nueva Xbox está preparándose y Sony espera en 2020 tener un año importante en su división de PlayStation.

Entonces, esa cercanía del año que podría ser clave para ambas más la relativa incertidumbre respecto a proyectos anunciados y no anunciados, va moviendo las aguas en una sola dirección: la nueva generación está no a la vuelta de la esquina, pero sí tan cerca como para que este E3 2018 sea, en cierta forma, similar al de 2012 en términos de sorpresas o anuncios especiales.

Y todos sabemos que pasó en 2013.


Source: Fayerwayer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *