Correos inaugura la primera huelga de la era Sánchez

Correos inaugura la primera huelga de la era Sánchez

Miles de empleados de Correos han protestado en varias de las principales ciudades españolas contra los recortes en la primera empresa pública del país. CC.OO, CSIF, UGT y el Sindicato Libre, que representan al 85% de la plantilla -de casi 60.000 empleados-, han tildado de éxito los paros convocados y cifraron el seguimiento en un 80%, mientras que la empresa lo acotó al 12,77% en el turno de mañana. Las protestas consistían en paros de dos horas por turno salvo en Madrid y Sevilla donde fueron de tres, además de concentraciones en los centros de trabajo.

Las causas de las protestas obedecen a los recortes presupuestarios destinados a la empresa, de 180 millones en 2017 y 2018, a la destrucción de 15.000 empleos y a la congelación del convenio colectivo con un déficit histórico de 225 millones de euros.

La aceptación de los Presupuestos anteriores provoca que el recorte siga en el albero, por lo que los sindicatos piden al nuevo Gobierno que suprima la disminución de fondos. «La pérdida del poder adquisitivo de los empleados alcanza los 300 euros mensuales y, a día de hoy, no existe ningún Plan Estratégico que garantice la viabilidad de una empresa con más de 300 años de historia», lamenta CSIF.

Ahora le toca al Ejecutivo de Pedro Sánchez mover ficha. «Sería un grave error que el nuevo Ejecutivo no sea capaz de escuchar y restaurar la confianza en un servicio público que, entre otras cosas, sirve a la tarea de cohesionar política, social y económicamente el país», apunta José Manuel Sayagues, secretario del Sector Postal de UGT.

Las movilizaciones convocadas por sindicatos continuarán en junio con concentraciones autonómicas y se intensificará con tres huelgas generales a finales de año.

Compromiso socialista
El grupo parlamentario socialista presentó una proposición no de ley en la que se oponía a un desmantelamiento de Correos y a los recortes que figuraban para esta empresa, que después se materializaron en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) reduciendo la partida correspondiente de 180 millones a 120.

Ante este escenario, desde los sindicatos apuntan que el portavoz de Fomento socialista en el Congreso de los Diputados, César Ramos, les ha transmitido «directamente» su apoyo para poner en marcha un plan de prestación para el servicio postal fuera de los presupuestos.
Source: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *