Huelga de la construcción se encamina hacia su segunda semana en Panamá

Huelga de la construcción se encamina hacia su segunda semana en Panamá

La huelga en el neurálgico sector de la construcción de Panamá se encamina hacia su segunda semana sin indicios de que el sindicato y la patronal lleguen a un acuerdo de alza salarial para el sector, ante lo cual el Gobierno propuso hoy la posibilidad del arbitraje.

Huelga de la construcción se encamina hacia su segunda semana en Panamá

La huelga comenzó el pasado 18 de abril y mantiene paralizadas el 95 por ciento de las obras en el país, de acuerdo con el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), lo que supone pérdidas calculadas por las empresas en 30 millones de dólares diarios.

El ministro del Trabajo, Luis Ernesto Carles, dijo este lunes que las partes han ajustado sus propuestas de alza del salario en la mesa pero desde hace seis días se estancaron las negociaciones, por lo que les recordó que existe la figura del arbitraje la cual, recalcó, solo se puede activar si el Suntracs y la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) lo piden.

“Si al final ustedes sienten que no pueden más, entonces está (el arbitraje), es la solución (…) apenas me pidan el arbitraje se suspende la huelga”, explicó Carles en una entrevista con la televisión local.

El secretario general del Suntracs, Saúl Méndez, respondió este mismo lunes que el arbitraje no está contemplado en los planes del sindicato, que tiene más de 90.000 afiliados según sus propios datos.

“El arbitraje es una figura tutelada que puede solicitarla el sindicato” pero que “nunca ha sido utilizada” en las anteriores negociaciones de contratos colectivos y “no está pensado” hacerse ahora, declaró Méndez.

“Vamos a luchar en la mesa y vamos a luchar en la calle” por el ajuste salarial, añadió.

En el marco de una Asamblea General celebrada este lunes en un céntrico parque de la capital panameña, Méndez tildó de “basura” la propuesta de la Capac de elevar en “4 o 5 centavos” de dólares la hora el salario para el sector.

“No aceptamos limosnas”, dijo el líder sindical, y sostuvo que en esa y otras asambleas provinciales que se desarrollaban este lunes los trabajadores decidirán otras acciones para presionar el aumento salarial.

Tras la reunión en el céntrico Parque Porras, grupos de sindicalistas marcharon pacíficamente hasta la sede de la Capac.

Cuando comenzó la huelga el Suntracs informó que exigía un 60 por ciento de ajuste salarial para la nueva convención colectiva, pagadero a razón de 15 por ciento por año, mientras que la Capac presentó una propuesta de 2 por ciento para todo el período.

Carles reveló este lunes que en la mesa de negociación en la que el Ministerio del Trabajo figura como intermediario, el Suntracs bajó su aspiración a 44 por ciento en cuatro años y la Capac lo subió a 4 por ciento.

El ministro sostuvo que los dirigentes de la patronal y del sindicato saben que ambos porcentajes están divorciados de la realidad, y que el Ministerio conoce cuál es la proporción de ajuste salarial adecuada a la economía local, pero que no lo puede decir porque la ley no se lo permite.

“Le están haciendo daño al país (…) que no me vengan después a decir que han perdido 200 o 300 millones” de dólares, se quejó Carles, y reiteró la propuesta de que se apele al arbitraje para superar la situación.

Recalcó que un laudo arbitral sería dictado por tres árbitros uno por cada parte y el tercero independiente, y recordó que por medio de ese mecanismo se han solventado exitosamente otras situaciones similares en el país. EFE

ST

Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *