Cayo Vizcaíno despide a la élite con nostalgia y recuerdos

Cayo Vizcaíno despide a la élite con nostalgia y recuerdos

EFE.

En un lugar con un marcado acento caribeño y rodeado de naturaleza, el Abierto de Miami dice adiós este domingo a Cayo Vizcaíno, donde se disputa desde 1985 el considerado durante años el “quinto Grand Slam”, y lo hace con la sensación agridulce de cambiar modernidad por historia y recuerdos.

La ausencia de renovaciones en sus instalaciones le han ido quitando un lustre que espera recuperar a partir de 2019 en el Estadio Hard Rock, situado al norte de Miami, aunque dejó intacto un ambiente especial, clásico, que muchos tenistas y público aprecian y no quieren dejar atrás cuando concluya la final entre John Isner y Alexander Zverev.

Arantxa Sánchez Vicario, única representante del tenis español en ganar en Cayo Vizcaíno (1992 y 1993), reconoció a Efe que se le caerá “alguna lágrima” este domingo cuando se despida del Cayo Vizcaíno.

“Para mí es una pena que deje Crandon Park porque tengo muy buenos recuerdos, muy buenas memorias”, explicó la ganadora de dos títulos individuales y cinco en dobles.

Es el sentir mayoritario de jugadores y público, que este sábado abuchearon al director del torneo, James Blake, cuando mencionó el cambio de sede. Pocos se quieren ir, pero todos esperan que las mejoras que traerá el Estadio Hard Rock compensen la historia que dejan atrás.

El suizo Roger Federer, tres veces campeón en Miami, dijo con nostalgia que ha viajado hasta esta isla floridiana desde “siempre”, cuando era júnior.

“No es genial irse de Cayo Vizcaíno, para ser honestos, pero (los dueños del torneo) deben tener sus razones y como jugadores debemos respetarlas”, lamentó sobre un cambio que espera “sea para bien”.

Otro que lamenta dejar Cayo Vizcaíno es el búlgaro Grigor Dimitrov, 4 del mundo, que extrañará cruzar los puentes que pasan encima de las aguas de la Bahía Vizcaya y conectan Miami con esta isla.

“Me gustan las cosas tal y como están, la historia que guarda el tenis”, dijo, para reconocer, aunque con la boca pequeña, que quizás es el “momento de un cambio”.

Para el argentino Juan Martín del Potro va a ser “raro” viajar a Miami y desplazarse hacia el norte y no hacia Cayo Vizcaíno, aunque destacó que, al menos, el público seguirá siendo latino.

A partir de este lunes, las 26 pistas de Crandon Park volverán a acoger torneos juveniles y unas clases de tenis de las que salió su última campeona. Con Stephens, Cayo Vizcaíno y el Abierto de Miami cierran el círculo.

Source: Meridiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *