Hacienda estudia un impuesto temporal a las grandes tecnológicas

Hacienda estudia un impuesto temporal a las grandes tecnológicas

España, junto a otros países europeos, sopesa elevar la tributación de las grandes tecnológicas con un gravamen temporal. La subdirectora de Fiscalidad Internacional de la Agencia Tributaria y también presidenta del Foro de Transparencia Global de la OCDE, María José Garde, ha señalado este lunes por la mañana que países «como España» estudian aprobar «un impuesto como medida temporal» sobre «la economía digital». Hacienda aprobará un impuesto temporal «a corto plazo» a la espera de que el resto de la OCDE haga lo propio, ya que a largo plazo este gravamen «tiene que ser consensuado». El director general de Tributos, Alberto García Valera, confirmó esta hipótesis y señaló que tributarán «las operaciones que se produzcan en este entorno».

Si bien fuentes del departamento de Cristóbal Montoro señalaron horas más tarde que España aguardará los movimientos de otros países y que la propuesta está sin precisar, lo cierto es que España, junto a Alemania, Francia e Italia, ya pidió al Eurogrupo establecer un gravamen a las tecnológicas. En concreto, los ministros de Finanzas de estos cuatro países reclamaron «opciones para establecer un impuesto armonizado sobre el volumen de negocios generado en Europa por las empresas digitales». El tributo está en la recámara de Hacienda, ha apuntado Garde en el Foro de Fiscalidad Empresarial organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección y Pwc.

La tributación de las grandes tecnológicas es un tema abierto en los grandes foros internacionales, que buscan luchar contra la ingeniería fiscal de compañías como Amazon, Google, Apple o Facebook. Garde ha afirmado que el Comité de Asuntos Fiscales de la OCDE presentará un informe sobre este asunto en abril a los países del G-20, que vendrá precedido por un resumen con las grandes líneas de las recomendaciones del organismo.

«Hay apetito para poner algún tipo de imposición a la economía digital. Quizá habría que plantearse la figura del establecimiento permanente digital», ha reseñado Garde, que ha abierto la puerta a gravar la actividad de las empresas «donde se produzca el consumo».

España se ha caracterizado en los últimos años por encabezar los esfuerzos de la OCDE para combatir la ingeniería fiscal de las grandes empresas. La reforma fiscal ya incluía disposiciones del plan BEPS para luchar contra la erosión de las bases imponibles del organismo, incluso antes de que lo aprobara.

Asimismo, las grandes tecnológicas están en el punto de mira del Gobierno desde hace tiempo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya desveló el pasado jueves en el foro ABC que las grandes tecnológicas «deben pagar sus impuestos allí donde obtienen sus beneficios, se llamen Amazon o como quieran llamarse». El presidente hizo estas declaraciones en el Casino de Madrid en un auditorio repleto de inversores.
Source: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *