Mitos sobre el agua mineral

Mitos sobre el agua mineral

Al año consumimos unos 120 litros de agua mineral por cabeza, según estimaciones de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe). El 70% del consumo se realiza en el hogar y el restante 30% en hostelería. El agua mineral embotellada es la bebida que más se consume en España, siendo el cuarto productor en la UE y el quinto en consumo, a pesar de que los expertos aseguran que la del grifo es igual de buena, tiene los mismos minerales, y una huella ambiental muchísimo menor.

El último informe técnico del Ministerio de Sanidad, asegura que el 99,5% del agua que sale de nuestros grifos es potable. El otro 0,5% son incumplimientos puntuales de determinados servicios. Es un recurso que tenemos de forma segura, asequible y sin necesidad de desplazarnos. ¿Qué sentido tiene entonces consumir agua mineral envasada?

¿Qué es el agua mineral?

Los minerales son sustancias inorgánicas que se encuentran en los estratos terrestres. Como en el caso de las vitaminas, el cuerpo los utiliza para llevar a cabo distintas funciones. En base a esto existen dos tipos de minerales: aquellos beneficiosos para nuestro organismo y que juegan un papel clave en muchos procesos metabólicos, como el calcio, el magnesio, o el potasio, y aquellos poco recomendables, como el plomo, el arsénico o el bario.

Los minerales descritos arriba se pueden encontrar en el agua mineral y en agua del grifo, cuya fuente original son las montañas, ríos, aguas subterráneas o acuíferos. El agua del grifo puede contener por tanto los mismos minerales que el agua embotellada. La cantidad y tipo vendrá determinada por la fuente original y el proceso de potabilización que haya seguido.

Source: A tu salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *