El recibo de la luz será este año 76 euros más caro que en 2016 para un consumidor medio

El recibo de la luz será este año 76 euros más caro que en 2016 para un consumidor medio

La factura de la luz de un consumidor medio será este año unos 76 euros más cara que en 2016 por las condiciones adversas que supone la falta de lluvia y de viento, según ha reconocido esta tarde el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, en la comisión de Energía del Congreso de los Diputados.

Nadal ha señalado que si para un consumidor tipo el recibo de la luz supuso un desembolso de 851 euros en 2015, el año pasado bajó a 759 euros y en 2017 subirá a 835 euros, es decir, un 10% más.

El ministro ha subrayado que los precios actuales de la electricidad en España «son los habituales en un mes de noviembre», aunque admitió que son de los más elevado de Europa. Sin embargo, ha destacado que en momentos de precios máximos, nuestro país se comporta mejor: en España hubo una punta de 79 euros el MW/h, frente a los 195 euros en Francia, los 150 euros alcanzados en Italia y los 127 euros en Alemania.

También ha dicho que la producción hidroeléctrica este año es de tan solo el 7% del total, la mitad que en 2016, y que la de carbón ha subido al 18% (14% el año pasado).

Durante su comparecencia en la comisión de Energía, Nadal ha reiterado que el objetivo del real decreto en el que trabaja el Gobierno para endurecer las condiciones para cerrar centrales eléctricas es evitar «la tentación» de algunas empresas de «cerrar una central que aunque es rentable hace más rentables las otras que tienen», en clara referencia a Iberdrola, que ha solicitado el cierre de sus dos últimas plantas de carbón en España.

El ministro ha insistido en que la decisión de cerrar una central «no puede ser una mera decisión empresarial, tiene que tener controles en función de los que se toma la decisión final». Por ello, consideró «muy importante» que el «mix» energético se decida desde «la política pública», ya que el «mix» «sí que marca la tendencia y puede afectar a los precios del mercado».

No obstante, reconoció que existe un exceso de capacidad de generación en España, por lo que habrá que ver «qué tipos de centrales se tienen que cerrar, pero siempre de manera ordenada y cumpliendo con los objetivos de seguridad de suministro, climáticos y al mejor precio posible».

Así, en el caso de petición de cierre de una central, señaló que el objetivo es que se esté seguro de si esa planta es necesaria o no, ya sea por cuestiones seguridad de suministro, medioambientales o de precio, y, de ser así, se llevará a cabo una subasta si el operador no la quiere, «ya que si tiene comprador es rentable».
Source: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *